Proyectos

Badia)advocats asesora a los clientes en la revisión de las notificaciones de los nuevos valores catastrales fijados para Terrassa

Badia)advocats asesora a los clientes en la revisión de las notificaciones de los nuevos valores catastrales fijados para Terrassa a partir de 2018 y propone la oportunidad de pedir la redención de censos antes de que los valores aumenten el 2018.

La Dirección General del Catastro ha iniciado la revisión de los valores catastrales en Terrassa y estos nuevos valores serán aplicables a partir del día 1 de enero de 2018. Los valores han sido generalmente aumentados, aunque se ha pactado una congelación del IBI que hace que la subida no se note en el próximo ejercicio.

La fijación del valor catastral se hace en base a una Ponencia de Valores y objetivando las diferentes situaciones de cada finca: situación, estado de la construcción y otros. Sin embargo, hay fincas que tienen situaciones individualizadas que no siempre recoge la Ponencia y en estos casos hay que averiguar si los valores se han aplicado correctamente y si serían aplicables los coeficientes correctores previstos en la propia regulación catastral. También hay que depurar los posibles errores que pueda contener: la superficie de la parcela, el techo construido, los usos admitidos u otras limitaciones urbanísticas.

En la revisión de estas notificaciones catastrales aprovechamos para revisar la concordancia entre el Registro de la Propiedad y el Catastro ya que desde la reforma hipotecaria de 2015, los datos físicos que recoge el Registro de la Propiedad deben ceder siempre ante los datos que proporciona el Catastro hasta el punto de no poder inscribir transmisiones de fincas si los datos no coinciden. La revisión del Catastro es una buena oportunidad para detectar estas disfunciones y hacer coincidir todos los datos de una misma finca.

Debemos tener presente también el tema de los CENSOS: en el centro de Terrassa quedan cientos pendientes de redimir. La legislación prevé que los censos sean redimibles por la voluntad unilateral del censatario, es decir, el titular de la finca. Los censos con dominio se redimen pagando el 4% del valor de la finca, si no hay acuerdo en el valor se toma el valor catastral. Teniendo en cuenta que todos los valores catastrales han aumentado, lo que queda de año 2017 sería una buena oportunidad para pedir la liberación de esta carga ya que puede ser un gran estorbo en el momento en que se plantee la transmisión o gravamen de la finca.